El Museo del Tiempo es un trabajo muy especial, presentado ahora como espectáculo teatral para todos los públicos y que está recomendado, más específicamente, para niños y niñas de entre 6 y 11 años. Nace de las intervenciones artístico/pedagógicas realizadas por José Antonio Portillo en diversas ciudades de España, Portugal y Francia, países por donde se extiende este museo de objetos enterrados bajo tierra. Siguiendo la línea de trabajo que empezamos con Artefactes, El Museo del Tiempo es un proyecto multidisciplinar con diversos campos de acción dentro del universo del teatro infantil. Por eso parte de las mismas constantes que el trabajo anterior: la complicidad con los universos de los más pequeños, una mirada reflexiva, el contacto directo –en momentos puntuales- con el público, la proximidad física espectador/actor para estrechar los lazos de comunicación y una plástica potente que crea espacios donde el público se integra. No es un espectáculo convencional ni exento de riesgo. Este montaje se realiza en dos partes y en dos espacios escénicos diferentes y nos vemos obligados a utilizar un aforo muy reducido.

Como he comentado antes, este montaje teatral nace de un proyecto real y se convierte ahora en material dramático gracias a Albena Teatre y a Tanttaka Teatroa y a la intervención de Patxo Tellería con la colaboración del mismo José Antonio Portillo. Si en Artefactes la dirección fue de Carles Alberola, para este proyecto han estado Fernando Bernués y Laura Useleti, quienes como directores, conciben el espectáculo con una puesta en escena llena de juegos constantes, mezclando continuamente ficción y realidad y conduciendo toda la representación con sensibilidad, humor y poesía, dentro de un espacio –el archivo del Museo- que se encuentra arriba del escenario donde se desarrolla a la perfección el ritual escénico diseñado para la ocasión. Encontraremos en este viaje tres personajes que acabarán ganándose la simpatía y el afecto del espectador –pequeños y grandes- interpretados por Àlex Cantó, Nacho Diago y Carmelo Moreno/ Julio Salvi, unos actores que dan vida y alma a sus interpretaciones. El espacio sonoro, como ya pasaba con Artefactes, es obra del músico Dani Miquel. Además, para hacer posible este espectáculo, han participado una amplia nómina de creadores y colaboradores totalmente implicados – los encontraréis en la ficha artística- a los que Mónica Pérez se ha encargado de coordinar muy efectivamente.

No menos interesante es el trabajo que Toni Navarro ha hecho, diseñando un dossier didáctico y pedagógico para entregar al profesorado en aquellas funciones que se realicen para público escolar. A la salida del espectáculo, para el público en general, se da un programa de mano/ficha donde se explica de manera más sintética como continuar con esta historia más allá de la misma representación teatral. Además un trabajo en internet propone registrar y permite consultar todos los entierros que a lo largo de la gira vayan produciéndose.

Pero con todo, lo que resulta realmente satisfactorio es ver al público, grandes y pequeños, disfrutando del teatro, de las historias que les cuentan, transitando por emociones y sensaciones que nos hacen reflexionar sobre el paso del tiempo, de la importancia de los recuerdos, de los objetos insignificantes que contienen fragmentos importantes de nuestras vidas. De la amistad, de la magia de mirar las cosas como un niño y, colateralmente, de temas tan actuales como la inmigración o la necesidad de compartir, con otras culturas y otras sensibilidades, nuestras vidas.
TONI BENAVENT / Producció
Un espectáculo donde el público es el verdadero protagonista

FICHA ARTÍSTICA

Idea original de José Antonio Portillo

con:
Àlex Cantó
Nacho Diago
Julio Salvi / Carmelo Moreno

Dirección: Fernando Bernués / Laura Useleti
Texto: Patxo Tellería / J. A. Portillo
Disseny espai escènic: José Antonio Portillo
Traducción: Laura Useleti
Diseño luces: Ximo Olcina Vestuario: Rocío Cabedo
Alquimista musical: Dani Miquel
Realización efectos animación audiovisual: Maria Valiente
Construcción árboles: María Pradera y Raúl Cano
Diseño y construcción de las máquinas: Fermín Jiménez
Realización audiovisual: David Bernués
Diseño y construcción saco de luces: Juan Mayoral
Traducción y asesoramiento de ucraïnés: Oleh Bezushka
Fotografia: Jordi Pla
Vídeo: De foto/Tono y Sabín
Diseño dossier didáctico: Toni Navarro
Diseño gráfico: Enric Solbes
Ilustración del cartel: M. Carmen Puchol
Diseño web: eclectick.com
Imágenes de la web: Susana Pavia y Jordi Pla
Jefe técnico: Marcos Orbegozo
Realización escenografia: Deblanc
Imprenta: Gimeval
Transportes: Transjoma
Gerencia: Joan Carles Dauder
Administración: Techus Gómez
Coordinación gira: Virginia Cordero / Sara Broch
Dirección artística: Albena y Carles Alberola
Ayudante de producción: Mónica Pérez
Producción: Toni Benavent / Koro Etxeberria



Coproducido por Albena Teatre y Tanttaka Teatroa

Cia concertada con INAEM Ministerio de Cultura y Teatres
de la Generalitat Valenciana
Cia residente: Ayuntamiento de la Alcúdia
Un espectáculo de Albena Produccions i Tanttaka Teatroa · 2009 · derechos registrados